Causas de accidentes y estadísticas
Cada día mueren en España más de cuatro trabajadores en sus puestos de trabajo, y cuarenta sufren un accidente grave y al tiempo que continúa la degradación del mercado de laboral (diez de cada once contratos son temporales) y los empresarios siguen sin cumplir las obligaciones que estipula la legislación sobre prevención de riesgos laborales.

La entrada en vigor en 1996 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales supuso un avance incorporando una Filosofía Preventiva en el tratamiento de los Riesgos Laborales y constituyéndose en un Instrumento Normativo para la mejora de las condiciones de trabajo.

Es sobre todo en las Pymes en donde se produce la mayor siniestralidad y en donde la consecuencia de esta siniestralidad es más grave.
Respecto al tamaño de empresa, las empresas de menos de 100 trabajadores soportaron casi la mitad de todos los accidentes de trabajo que tuvieron lugar en el periodo desde 1.996 a 2004.

España ostenta, al mismo tiempo, tres puestos de cabeza en la unión Europea: el de temporalidad en el empleo, el del paro y el de la tasa de siniestralidad.
Por precariedad laboral, entendemos no sólo la constituida por un contrato de trabajo, sino en un sentido más amplio englobando la subcontratación, los falsos autónomos, las empresas de trabajo temporal, y cualquier circunstancia de la contratación que haga el empleo algo inestable. Que la anterior aseveración por la que la precariedad y siniestralidad van unidas se apoya en las cifras del año 2004, del total de accidentes laborales con baja 871.724, el 47,42% de los mismos (413.317) fueron sufridos por trabajadores con una antigüedad en la empresa menor de 7 meses. Del mismo modo si tomamos como referencia el tipo de contrato con relación a los accidentes con baja sufridos por los trabajadores españoles, nos encontramos con que en el año 2004 el índice de incidencia para los contratos indefinidos es de 41 por cada 1000 trabajadores.
Rara vez un accidente se explica por una sola causa que lo motive. Más bien al contrario, los accidentes suelen tener varias causas concatenadas entre sí. Por ello, en la investigación de todo accidente se debe profundizar en el análisis causal. Según el Ministerio de Trabajo, las causas que han sido detectadas con mayor frecuencia en accidentes mortales han sido las siguientes:
  • Método de trabajo inexistente o inadecuado.
  • Formación/información inadecuada o inexistente sobre riesgos y medidas preventivas.
  • Ausencia o deficiencia de protecciones colectivas frente a caídas de personas.
  • No identificación de los riesgos que han provocado el accidente.
  • Ausencia/deficiencias en la evaluación de riesgos.
  • No utilización de EPIs puestos a disposición por la empresa y de uso obligatorio.
  • Instrucciones inexistentes o deficientes.
  • Falta de cualificación o experiencia para la tarea realizada.
Para saber más, ver estadísticas aņo 2011.