Enfermedades profesionales producidas por agentes físicos
1. Enfermedades provocadas por radiaciones ionizantes
Todos los trabajos expuestos a la acción de los rayos X o de las sustancias radiactivas naturales o artificiales o a cualquier fuente de emisión corpuscular, y especialmente:
Trabajos de extracción y tratamiento de minerales radiactivos.
Fabricación de aparatos de rayos X y de radiumterapia.
Fabricación de productos químicos y farmacéuticos radiactivos.
Empleo de sustancias radiactivas y rayos X en los laboratorios de investigación.
Fabricación y aplicación de productos luminosos con sustancias radiactivas en pinturas de esferas de relojería.
Trabajos industriales en que se utilicen rayos X y materiales radioactivos, medidas de espesor y de desgaste.
Trabajos en las consultas de radiodiagnóstico, de radio y radiumterapia y de aplicación de isótopos radiactivos, en consultas, clínicas, sanatorios, residencias y hospitales.
Conservación de alimentos.
Reactores de investigación y de producción de energía.
Instalaciones de producción y tratamiento de radioelementos.
Fábrica de enriquecimiento de combustibles.
Instalaciones de tratamiento y almacenamiento de residuos radiactivos.
Transporte de materias radiactivas.
2. Catarata producida por la energía radiante
Trabajos con cristal incandescente, masas y superficies incandescentes, en fundiciones, acererías, etc., así como en fábricas de carburos.
3. Hipoacusia o sordera provocada por el ruido
Trabajos que expongan a ruidos continuos de nivel sonoro equivalente o superior a 80 decibelios A, durante ocho horas diarias o cuarenta horas semanales y especialmente:
Trabajos de calderería.
Trabajos de estampado, embutido, remachado y martillado de metales.
Trabajos en telares de lanzadera batiente.
Trabajos de control y puesta a punto de motores de aviación, reactores o de pistón.
Trabajos con martillos y perforadores neumáticos en minas, túneles y galerías subterráneas.
Trabajos en salas de máquinas de navíos.
Tráfico aéreo (personal de tierra, mecánicos y personal de navegación, de aviones a reacción, etc).
Talado y corte de árboles con sierras portátiles.
Salas de recreación (discotecas, etc).
Trabajos de obras públicas (rutas, construcciones, etc.) efectuados con máquinas ruidosas como las bulldozers, excavadoras, palas mecánicas, etc.
Motores Diesel, en particular en las dragas y los vehículos de transportes de ruta, ferroviarios y marítimos.
4. Enfermedades provocadas por trabajos con aire comprimido
Trabajos subacuáticos en cajón, con escafandra y con o sin aparato respirador individual.
Intervenciones en medio hiperbaro.
Fracaso de los sistemas de presurización durante vuelos de gran altitud.
5. Enfermedades osteo-articulares o agioneuróticas provocadas por las vibraciones mecánicas
Trabajos con herramientas portátiles y máquinas fijas para machacar, perforar, remachar, apisonar, martillar, apuntalar, prensar, pulir, trocear, etc. que produzcan vibraciones.
Trabajos con máquinas de construcción, agrícolas, viales, etcétera, que produzcan vibraciones.
6.
a) Enfermedades de las bolsas serosas debidas a la presión, celulitis subcutáneas.
Bursitis prerrotuliana del trabajador arrodillado en minas, en la construcción, servicio doméstico, colocadores de parquet y baldosas, jardineros, talladores y pulidores de piedras, trabajadores agrícolas, etc.
Bursitis glútea del minero.
Bursitis de la fascia anterior del muslo del zapatero.
Bursitis retrocalcánea del minero.
Bursitis malcolar externa del sastre.
Bursitis preesternal del carpintero.
Bursitis de la apófisis espinosa de C-7 y subacromio deltoidea del minero.
b) Enfermedades por fatiga de las vainas tendinosas, de los tejidos peritendinosos, de las inserciones musculares y tendinosas.
Tenosinovitis de los mozos de restaurante, cajeras, costureras, dactilógrafos, mecanógrafas, lavanderas, etc.
Periostitis de los chapistas, herreros, caldereros, albañiles, canteros, etc.
c) Lesiones del menisco en las minas y trabajos subterráneos.
Trabajos de minería, de galerías, túneles, etc.
d) Arrancamiento por fatiga de las apófisis espinosas.
Trabajo de apaleo o de manipulación de cargas pesadas.
e) Parálisis de los nervios debidas a la presión.
Parálisis del nervio cubital o del mediano por: manipulación de herramientas mecánicas, trabajos con apoyos sobre los codos o que entrañen una comprensión de la muñeca o palma de la mano (ordeño de vacas, grabado, talla y pulido de vidrio, burilado, trabajo de zapatería). Trabajos de los leñadores, de los herreros, peleteros, deportistas (lanzadores del martillo, disco y jabalina). Trabajos que expongan a una extensión prolongada de la muñeca entrañando un síndrome del canal carpiano (lavanderas, cortadores de tejidos y de material plástico, etc). Trabajos en central telefónica.
Parálisis de los nervios del serrato mayor, angular, romboides, circunflejo, por la carga repetida sobre la espalda de objetos pesados y rígidos (mudadores, cargadores de bolsas y descargadores, etc).
Parálisis del nervio ciático poplíteo externo por posición prolongada en cuclillas (empedradores, asfaltadores, horticultores, vendedores de zapatos, etc).
Parálisis del nervio ciático poplíteo interno, tibial posterior, plantar interno por trabajos efectuados en posición arrodillada con apoyo de los talones (empedradores, soladores, jardineros, etcétera).
Parálisis del nervio radial por trabajos que entrañen contracción repetida del músculo supinador largo (conductores de automóviles, etc).
7. Nistagmus de los mineros
Trabajos en fondo de minas.