MOBBING

      Término anglosajón con el que se identifica el acoso moral o psicológico en los centros de trabajo, afecta en España a unos dos millones de trabajadores y al 9% de la población activa europea.

      Con el término mobbing se define una forma de intimidación y hostigamiento psicológico, en el puesto de trabajo, ejercida a través de comportamientos abusivos, agresivos y/o vejatorios repetidos, por parte de los superiores jerárquicos o los compañeros y/o compañeras. La víctima de esta verdadera persecución se ve marginada, calumniada y criticada, le son designados los trabajos peores o más degradantes, se le asignan tareas inútiles, absurdas o monótonas, o tareas por debajo de sus cualificaciones, es cambiada de un lugar de trabajo a otro. La finalidad de tales comportamientos puede ser diverso, pero siempre destructivo: eliminar a la víctima, bien marginándola, bien induciéndola a darse de baja en la empresa o provocando su despido procedente.

      Así mismo el mobbing conlleva una puesta en peligro o daño a la salud personal. a nivel físico y/o psicológico, así como efectos y consecuencias negativas a nivel social y familiar del trabajador/a.

IMPORTANTE. RECUERDE: La Incapacidad Temporal por mobbing es una enfermedad derivada del trabajo. Si le dan la baja médica por enfermedad común, reclame que se reconozca  que tiene su origen el  trabajo (a través de un proceso de determinación de contingencia).

Realidad de nuestro país

     Los tribunales de justicia españoles aceptan una media del 45% de las demandas judiciales interpuestas por acoso psicológico en el trabajo o mobbing, según un informe de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo.

     Los datos del mencionado informe de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo aclara que la mayor parte de las demandas planteadas por mobbing se relacionan con indemnizaciones por extinción de los contratos de trabajo, de las que un 36% son estimadas por los tribunales de justicia; un 23% de ellas reclaman el acoso moral laboral como contingencia profesional, de las que un 64% son aceptadas; y otro 21% corresponden a reclamaciones por despido, de las que un 40% son estimadas.

     Los principales síntomas observados en víctimas del acoso moral en el trabajo son la ansiedad, pérdida de autoestima, úlceras gastrointestinales y depresiones.

Para saber más...