Existencia de un daño o lesión
Concepto
El sentido que tiene la expresión artículo 141.1 LRJ-PAC, equivale al concepto de lesión antijurídica, puede ser referido a lo que constituyan verdaderas lesiones de derechos o bienes jurídicos protegidos = La totalidad de los daños (de la naturaleza que sean, físicos o morales) que puedan sufrir los ciudadanos en las calles, caminos o carreteras públicas, o en cualquier instalación de la Administración Pública o medio de transporte cuya gestión competa a la Administración, por personal de la Administración, con las únicas excepciones de aquellos daños que sean imputables a la propia víctima (por ejemplo que la víctima se los haya autoinferido intencionadamente) y aquellos otros en que una ley expresamente lo prevea (caso de una sanción por la comisión de una infracción administrativa, por ejemplo).
La "justificación" de tales indemnizaciones estaría muy clara: hoy por hoy no existe nin¬guna Ley o título jurídico que obligue expresamente a los particulares a soportar tales daños. Así que quien se pone en manos de un hospital público y no puede prestar su consentimiento a las consecuencias lesivas de la intervención puede pensar, o le sanan necesariamente, o la Administración le indemnizará a él o a sus familiares, siempre que se demuestre la relación de causalidad. Porque una cosa es segura, lo que no se podrá es negar que las lesiones que pueda sufrir el enfermo durante la intervención -incluyendo la muerte- habrán sido causadas en el plano fáctico por los facultativos que le han intervenido, o bien tendrán una de sus causas en la organización hospitalaria'.
El consentimiento informado
El consentimiento válidamente prestado por el paciente representa un título bastante para exonerar al médico -y, en consecuencia, también a la institución sanitaria en la que aquél preste sus servicios- de cualquier responsabilidad patrimonial por Los daños que puedan derivarse de la asistencia sanitaria pero no a la Administración.
Para ello se exige, obviamente, que el paciente sea previamente informado de tos posibles efectos directos e indirectos del tratamiento al que se va a someter.
Pero muchas veces ese consentimiento no se da, como sucede cuando el enfermo llega sin conocimiento o se trata de lesiones no previsibles antes de la intervención.