FUNCIONAMIENTO ANORMAL Y ERROR JUDICIAL

     Los artículos 292 a 297 L.O.P.J, regulan la Responsabilidad Patrimonial de la Administración de Justicia. El primero de estos artículos establece dos causas genéricas de Responsabilidad, los daños causados por Error Judicial y los que son consecuencia del Funcionamiento Anormal (aquí sí: sólo anormal) de la Administración de Justicia.

     Ejemplos:

    • Sufrir prisión preventiva después ser absuelto por inexistencia del hecho imputado o ser sobreseída la causa, siendo ello suficiente para tener derecho a una indemnización en función del tiempo de privación de libertad y de las consecuencias personales y familiares.

    • Dilaciones indebidas, es el caso más típico de funcionamiento anormal, consagrado jurisprudencialmente, el Tribunal Constitucional en Sentencia n º36/ 1984 , de fecha 14 de marzo, señala que “el abrumador volumen de trabajo que pesa sobre determinados órganos jurisdiccionales (…) no priva a los ciudadanos del derecho a reaccionar frente a tales retrasos”.
           Caso de dilación indebida, es la de la Sentencia la Sala Tercera del Tribunal Supremo de fecha 25 de septiembre de 1999, en la que se indemniza por el resultado excesivo de duración de un pleito civil, si la tramitación hubiera sido diligentemente y el embargo se hubiera practicado de forma inmediata a la resolución que lo decretó la cantidad embargada habría sido suficiente, sin que hubiera dado tiempo a la deudora a enajenarlo de forma fraudulenta.

     El artículo 293 L.O.P.J. exige que para la reclamación de responsabilidad por Error Judicial, ha de haber una previa decisión judicial que reconozca el error.