SUPUESTOS ESPECÍFICOS POR MATERIAS

I. Errores más comunes en Ginecología y Obstetricia
     - Errores en el seguimiento del embarazo y/o el parto.
     - No detección de malformaciones visibles en pruebas ecográficas.
     - Daños en el feto por negligencia en el transcurso del parto.
     - Daños en el feto por prescripción de medicamentos a la madre.
II. Falta de empleo de los medios adecuados de diagnóstico o su empleo a destiempo (fundamental, en los procesos cancerígenos, en los que la detección precoz va relacionada directamente con la supervivencia del paciente).
     - Falta de empleo de pruebas diagnósticas específicas ante sospecha de cualquier otro tipo de neoplasia o tumor.
Ejemplo: CÁNCER DE MAMA (la no práctica o práctica retardada de mamografía, ecografía, punción ó biopsia... ante detección de bulto anormal en el pecho ó sintomatología específica).
III. Por falta de cumplimiento por parte del cirujano que va a operar, del deber de la obtención del consentimiento informado previo por escrito del paciente anteriormente a la práctica de operaciones quirúrgicas ó de la utilización de medios de diagnóstico de riesgo: paracentesis, endoscopias, artroscopias, contrastes, etc.
El consentimiento puede estar viciado por muy diversas razones entre las que cabe destacar:
     - Falta de información o defecto en la misma por parte del facultativo.
     - Por estado emocional que impida hacer adecuado uso de la voluntad.
     - Por miedo, justificado o injustificado, que impida el adecuado uso del razonamiento lógico y del juicio crítico.
     - Por presiones o necesidades muy variadas (laborales, familiares, sociales, etc.
     Para que el consentimiento sea válido, debe ser informado, esto implica que al paciente se le debe dar por escrito el nombre de la intervención o tratamiento, una relación completa de los riesgos y beneficios típicos de la operación o tratamiento al que va a ser sometido, incluyendo el pronóstico y las posibles alternativas de tratamiento.
     También se debe informar de los riesgos personales y propios que cada paciente presente, por razón de la edad o del estado de salud previo.
     En ningún caso serán consideradas válidas las hojas de consentimiento genéricas.
IV. Por no obtención del resultado prometido en CIRUGÍA VOLUNTARIA, SATISFACTIVA O ESTÉTICA.
     - Embarazo no deseado tras ligadura de trompas o vasectomía.
     - Pérdida de visión tras intervención oftalmológica.
     - Daños o mal resultado estético como consecuencia de operaciones mamarias, liposucciones, implante de cabello, rinoplastias, odontología...
V. Por transmisión post-transfusional de enfermedades infecciosas como hepatitis C, VHI ...
VI. Por infecciones adquiridas en el medio hospitalario (infecciones intrahospitalarias), causadas por numerosas bacterias presentes en este medio (Streptococus pyogenes, S. Epidermis, E. Coli, Pseudomonas, Sthaphilococus, Legionellla...):
     - Por agujas, sondas, catéteres y demás material hospitalario o quirúrgico deficientemente esterilizado o contaminado.
     - Infecciones respiratorias (neumonías intrahospitalarias).
     - Infecciones en la sangre (sepsis...).
VII. Realización de pruebas diagnósticas de riesgo sin el adecuado control ni la preparación y vigilancia necesarias.
VIII. Error en la interpretación de los resultados de las pruebas diagnósticas.
IX. Daños producidos por el propio material quirúrgico, como quemaduras producidas por bisturí eléctrico o incluso electrocuciones.
X. Daños producidos por la radiación excesiva del paciente.
XI. Olvido de material médico dentro del cuerpo del paciente en el transcurso de una operación quirúrgica.
XII. Resultado anormalmente desproporcionado con lo que es habitual y usual comparativamente, por ejemplo:
El consentimiento puede estar viciado por muy diversas razones entre las que cabe destacar:
     - Fallecimientos o lesiones graves sucedidos durante el transcurso de intervenciones quirúrgicas sencillas o tratamientos médicos sin complicación.
     - Resultados totalmente ajenos a los perseguidos con el tratamiento o la intervención.
     - Fallecimiento de parturienta en el hospital sin patología previa.
     - No detección de preclampsia, eclampsia o Síndrome de Hellp en embarazadas y fallecimiento de las mismas.
     - La falta de práctica de las analíticas indicadas en las Guías y Protocolos.