LA ACCIÓN WRONGFUL BIRTH

     Es la acción dirigida por los padres contra la Administración por no haber sido informados de los defectos congénitos del hijo engendrado, privando del derecho a los mismos de adoptar una decisión informada.
     Este tipo de acciones es muy frecuente en derecho anglosajón, fue por primera vez enjuiciada en el Tribunal Supremo en sentencia de fecha 6 de junio de 1.997. El Alto tribunal apreció en este caso la quiebra de la Lex Artis al no comunicarle el fracaso de unas pruebas diagnósticas -amniocentesis- de forma que cuando supo el resultado ya no podía acogerse a la indicación eugenésica establecida en el Código Penal que permite la Interrupción Voluntaria del Embarazo, dando a luz a un hijo con síndrome de Down. En este caso lo lesionado, no es un pretendido “Derecho a Abortar“ que como tal no existe sino que el Lesionado es el bien moral ceñido a la privación del ejercicio de una opción legalmente permitida. El nacimiento del niño nunca puede ser considerado como un daño , sino el haberse visto privados los padres de la información.
     Este tipo de reclamaciones suelen prosperar.