Los centros de menores en régimen de detención
El Defensor del Pueblo español expresó en un informe su preocupación por las condiciones de los centros de detención de menores.

Muchos centros, por su estado deteriorado e insalubre, incumplían la legislación aplicable (Ley Orgánica 5/2000) y la reglamentación relativa a la reclusión de menores.

En el informe se aconsejaba el cierre inmediato del Centro Educativo de Menores Infractores de Melilla, que tenía una estructura ruinosa, celdas pequeñas y mal iluminadas y tan sólo un reducido patio exterior.

Las condiciones de las dependencias de detención de menores de Madrid no son mucho mejores. Están masificadas, tienen unas instalaciones sanitarias deficientes y carecen de mobiliario básico, como camas y mesas.

En abril de 2006, el Diputado del Común (Defensor del Pueblo de la Comunidad Autónoma de las Islas Canarias) condenó los «malos tratos institucionales» a menores en las Islas Canarias. En junio de 2006, la adjunta primera del Defensor del Pueblo nacional solicitó el cierre inmediato del centro de detención de Gáldar, en Gran Canaria, cuyas condiciones eran especialmente insalubres. El comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa formuló la misma recomendación.