DISCRIMINACIÓN LABORAL

     El Código Penal establece lo siguiente:
Artículo 314
     "Los que produzcan una grave discriminación en el empleo, público o privado, contra alguna persona por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o mínusvalía, por ostentar la representación legal o sindical de los tra-bajadores, por el parentesco con otros trabajadores de la empresa o por el uso de alguna de las lenguas oficiales dentro del Estado español, y no restablezcan la situación de igualdad ante la Ley tras requerimiento o sanción administrativa, reparando los daños económicos que se hayan derivado, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de seis a doce meses. " .
     El art. 314 del Código penal no castiga, por tanto, la mera discriminación, sino los casos de discriminación más graves, exigiendo que haya habido un previo requerimiento o sanción administrativa y que, a pesar de ello, no se haya restablecido la situación, reparando los daños económicos que se hayan derivado.
     Tantos requisitos, hacen de este delito más un delito de desobediencia que un delito de discriminación.
     La propia naturaleza irrenunciable del derecho a no ser discriminado excluye cualquier eficacia justifi-cante del consentimiento del afectado por la discriminación.
     La acción discriminatoria puede revestir las más diversas formas, muchas de ellas disimuladas como la llamada discriminación indirecta: peor retribución a la mujer a igualdad de trabajo que los hombres, reservar determinados puestos a personas de una determinada etnia o sexo, etc. La finalidad discriminatoria debe deducirse claramente de los hechos.
     No constituye, en cambio, discriminación la llamada discriminación positiva, mediante la que se pretende reequilibrar situaciones discriminatorias preexistentes, como el reservar una cuota obligatoria a mujeres, o a discapacitadas, a personas que acceden por primera vez a un empleo,...
     El delito de discriminación laboral puede darse tanto en el ámbito del empleo público, como privado.