EL DELITO CONTRA LA SEGURIDAD Y LA SALUD DENTRO DEL TRABAJO

     Ante las elevadas cotas de siniestralidad laboral en nuestro país, la verdad es que no debería esperarse a la producción del daño para la adopción de medidas, sino tratar de tomarlas previamente, con un adecuada política de prevención, que es lo que se quiere reforzar con el tipo penal.
Artículo 316
     “Los que con infracción de las normas de prevención de riesgos laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o integridad física, serán castigados con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses”.
     Los componentes de la Acción Punible:
  • Infracción de una norma de Prevención.
  • Omisión de Prevenciones.
  • Generación de una situación de peligro grave.
  • Relación de causalidad entre la infracción u omisión preventiva cometida y creación de la situación de riesgo.
     Dicho delito fue introducido en el anterior Código penal en la reforma de 1.983.
     La garantía de la seguridad e higiene en el trabajo es obligación, en primer lugar, del empresario, conforme establecen los artículos 4 y 19 del Estatuto de los Trabajadores.
     Pero esta responsabilidad extiende el deber de seguridad e higiene a un amplio círculo de personas que, en términos del Tribunal Supremo, son todas aquellas que ostenten mando o dirección, técnicos, coordinadores de seguridad, aparejadores, ingenieros o técnicos de ejecución, y tanto se trate de mandos superiores como de intermedios o subalternos , incluso de hecho .
     La conducta consiste en no facilitar los medios necesarios para que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas seguridad e higiene adecuadas.
     Caben tanto las conductas activas, como las de pura omisión, pues la formulación del tipo se proyecta no sobre la conducta en sí misma sobre la omisión del cumplimiento de las medidas de seguridad.
     La infracción ha de poner «en peligro grave la vida, salud o integridad física» de los trabajadores.