Tribunal Supremo Sala 3 ª, sec. 4ª, S 17-4-1997,
rec. 9243/1991.
Pte: Baena del Alcázar, Mariano


SENTENCIA

EXCELENTÍSIMOS. SRES.:

Presidente:
D. Juan García-Ramos Iturralde

Magistrados:
D. Mariano Baena Alcázar
D. Antonio Martí García



En la Villa de Madrid, a diecisiete de Abril de mil novecientos noventa y siete.

     Visto el recurso de apelación interpuesto por el Ayuntamiento de Murcia y por Q. B. G. N. contra la Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de Murcia de 20 de mayo de 1991, relativa a concesión de licencias de Autotaxi, habiendo comparecido el citado Ayuntamiento de Murcia y D. B. G., así como D, Rodrigo Fuentes Campillo asistido del letrado don Antonio Cuadros Castaño.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.-- Con fecha 21 de julio de 1988 la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Murcia acordó la convocatoria de concurso para la adjudicación reglamentaria de 18 nuevas licencias de autotaxi así como la aprobación de las bases que habrían de regir dicho concursos.

     Por la Comisión de Gobierno del citado Ayuntamiento se aprobó en 9 de febrero de 1989 la relación provisional de los participantes en el concurso.

SEGUNDO.-- Contra esta relación Rodrigo Fuentes Campillo interpuso, entro otros, Recurso de Reposición, el 14 de febrero de 1989, recurso que fue desestimado por acuerdo plenario de 16 de marzo del mismo año.

TERCERO.-- Contra esta desestimación D: Rodrigo Fuentes Campillo , interpuso en 19 de mayo de 1989 Recurso Contencioso Administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Murcia.

     Tramitado el Recuso en debida forma, por la Sala competente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia se dictó Sentencia en 20 de mayo de 1991 en cuyo fallo se estimaba el recurso interpuesto y se declaraba el derecho del recurrente a obtener una licencia de autotaxi

CUARTO.-- Contra esta Sentencia por el Ayuntamiento de Murcia y por d. B.G.N, respectivamente se interpusieron sendos , recursos de apelación, que fueron admitidos en ambos efectos, habiendo comparecido ante este Tribunal Supremo el Ayuntamiento de Murcia y D. B. G.. N. como apelantes, así como Rodrigo Fuentes Campillo D. Rodrigo Noguera García que comparece en concepto de apelado.

     Tramitado el recurso según las normas procesales vigentes señalándose el día 15 de abril de 1997 para su votación y fallo, en cuya fecha tuvo lugar.

     Siendo Ponente el Excmo. Sr. D, MARIANO BAENA DEL ALCÁZAR Magistrado de la Sala

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.-- Se refiere la presente apelación a un acuerdo municipal de adjudicación de 18 licencias de auto-taxi a trabajadores asalariados que venían ejerciendo como taxistas, acuerdo éste que había de someterse a la regulación contenida en las bases de la convocatoria para la adjudicación y en el Reglamento Nacional de Servicios Urbanos e Interurbanos de Transportes en Automóviles Ligeros, aprobado por Real Decreto 75311979, de 16 de marzo, y señaladamente en sus artículos 12 y 13. La impugnación del referido acuerdo se produce en concreto respecto al otorgamiento de licencia al adjudicatario que figura en segundo lugar en la lista publicada al efecto, habiéndose recurrido este otorgamiento en vio administrativa y luego en vio contenciosa por el peticionario que aparece en 21 0 lugar en la lista por orden de méritos y que por tanto fue uno de los que no obtuvieron licencia de taxi.

     La Sentencia del Tribunal de instancia estima el recurso y declara el derecho del actor ahora apelado a obtener la licencia por entenderse que el segundo adjudicatario no cumplía en la medida suficiente el requisito de antigüedad , computada ésta segura las bases de la convocatoria y el Real Decreto aplicable, Se reconoce este derecho al actor, no obstante ser el 21º peticionario por orden de antigüedad , ya que los peticionarios que figuraban en la lista en 19° y 20° lugar consintieron la resolución recurrido pues no comparecieron ante el Tribunal de instancia a pesar de haber sido emplazados en debida forma.

     Tal es la Sentencia combatida ahora procesalmente en apelación por el segundo adjudicatario y por el Ayuntamiento de Murcia en defensa de su propio acto administrativo

SEGUNDO.-- En cuanto a las alegaciones del ayuntamiento han de ser rápidamente rechazadas por incongruentes respecto al tema debatido y por contradecir manifiestamente y de forma temeraria hechos que constan en autos.

     Así resulta incongruente la alegación relativa a la razón de decidir de la Sentencia apelada, la cual consiste en que el segundo adjudicatario fue conductor de taxi como titular de licencia (no asalariado) durante más siete años, tiempo que no puede computarsele como antigüedad a los efectos debatidos.

     Por otra parte entiende el Tribunal de instancia que no pueda aplicarse la excepción del, articulo 17 del Reglamento, a cuyo tenor procederla computar la antigüedad como titular de licencia en otro municipio de menos de 5.000 habitantes , toda vez que la persona en cuestión no prestó servicios en otro municipio sino en una pedanía del Ayuntamiento del Ayuntamiento de Murcia.

     Pues bien, alega el Ayuntamiento que el tiempo de antigüedad , a deducir no son siete años sino un periodo menor, pues el cómputo de la antigüedad como titular de licencia debe hacerse a partir del momento en que simultáneamente se produzca alta en la Seguridad Social y esté en posesión del permiso municipal de conductor de taxi.

     Se olvida al hacer tal alegación que del modo indicado debe hacerse el computo de antigüedad de los asalariados, según el apartado a del artículo 12 del Reglamento aplicable, pero que resulta incongruente la argumentación referida a la antigüedad como titular de licencia que ahora no se discute.

     Menos aún puede atenderse a la segunda alegación del Ayuntamiento según, la cual el actor ahora apelado tenía una antigüedad de permiso de conductor de taxi del apelado vigente en 1a fecha de autos se expidió en efecto en abril de 1988, pero por haberse renovado uno anterior de 1983 al tener estos permisos. una vigencia de cinco años.

     Esta circunstancia se desprende palmariamente los autos a los que se incorporan los dos permisos.

     Por lo demás el Ayuntamiento había reconocido al apelado en vía administrativa una antigüedad de más de que debemos desestimar y desestimamos el presente recurso de apelación y que confirmamos la Sentencia apelada, por lo que declaramos no conforme al ordenamiento jurídico el acuerdo municipal recurrido ante el Tribunal de instancia y reconocemos el derecho del apelado a obtener la licencia de taxi solicitada en su día; con expresa imposición de costas a los apelantes, que habrán de satisfacer en los términos que se expresan en el Fundamento de Derecho cuarto.

     Así por esta nuestra sentencia definitivamente juzgando lo pronunciamos, mandamos y firmamos.