Tribunal Superior Justicia Murcia Sala Social.
SENTENCIA: 278/2003, rec. 133/2003, S 25-2-2003.
Pte: Martínez Muñoz, Francisco


ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y en el que consta sentencia, en la que figuran declarados los siguientes hechos probados:

"Primero: El actor D. Mauricio, nacido el 4-12-1953 solicitó pensión de incapacidad permanente el 20-1-00.

Segundo: Tras el oportuno reconocimiento médico, se emitió el 12-4- 00 informe médico de síntesis. El Equipo de Valoración de Incapacidades elevó el 18-4-00 propuesta de existencia de incapacidad permanente absoluta.

Tercero: Contra la resolución del INSS que así lo acordó se interpuso reclamación previa que fue desestimada.

Cuarto: El actor padece las dolencias siguientes: "trastorno afectivo bipolar, trastorno de la personalidad, intentos autolíticos".

Quinto: La base reguladora mensual asciende a 437'15 euros"; y el fallo fue del tenor literal siguiente:

"Que desestimando la demanda formulada por D. Mauricio, FRENTE AL INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, debo absolver y absuelvo a este último de los pedimentos de aquélla".

SEGUNDO.- Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por el Letrado D. Antonio Cuadros Castaño, en representación de la parte demandante, sin impugnación de contrario.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- Al actor y recurrente, D. Mauricio, nacido el día 4-12-1953; de profesión habitual agricultor por cuenta propia; con fecha 5 de mayo de 2000, la demandada, entidad gestora de la Seguridad Social -INSS-, lo declaró en situación de invalidez permanente absoluta; solicitó revisión por agravación, siéndole denegado por acuerdo del INSS, de fecha 7 de junio de 2002; formuló reclamación previa postulando gran invalidez, con resultado adverso, por resolución de fecha 31 de julio de 2002, confirmatoria del inicial pronunciamiento y que agotaba la vía administrativa. Ejercitó acciones jurisdiccionales en instancia, siéndole desestimada la demanda por sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Murcia, de fecha 17 de diciembre de 2002. Contra la anterior resolución interpuso el presente recurso de suplicación, articulando como motivos la revisión de los hechos declarados probados y el examen del derecho aplicado, con base en el artículo 191 apartados b) y c) del Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral de 1995. Sin impugnación de contrario.

SEGUNDO.- La sentencia de instancia, en su hecho declarado probado cuarto, relata las dolencias objetivadas que padece la parte actora, evidenciadas con ocasión de la revisión, siguientes: "trastorno afectivo bipolar, trastorno de la personalidad, intentos autolíticos". La parte recurrente, por propia apreciación, interesa que dichas dolencias sean redactadas con el texto: "paciente en tratamiento desde el año 1999, por el Centro de Salud Mental por sintomatología ansioso-depresiva secundaria a problemática laboral; ha precisado tres ingresos en la unidad de psiquiatría, el primero en el año 1999 por intento de autolisis, diagnosticado como trastorno de la personalidad y trastorno adaptativo, seguido en julio del año 2000 por idénticas circunstancias y mismo diagnóstico en tratamiento con: Prozac 20 mg., Compr: 1 y ½-0-0, Udonil 75 mg.: 0-0-½, Idalprem 5 mg., compr.: 1-1-1-, Dormodor, caps.: 1 o 2 cápsulas noche, Sutril 2,5 mg.: 1 cada día, Distramenrine 2 comprimidos noche, por insomnio. En ocasiones el abuso de alcohol ha llevado tratamiento continuado siendo ingresado el 11/08/2001 por ingreso de forma compulsiva y tras ingesta de alcohol y situación conflictiva en entorno familiar realiza intento autolisis (ha cogido una cuerda y a intentado ahorcarse, cediendo la misma con posterior traumatismo en región nasal). Diagnosticado por intento de autolisis con providencia de rescate y trastorno de la personalidad, necesitando control continuo de una tercera persona tanto para proseguir su tratamiento farmacológico, como para evitar los frecuentes peligros que supondrían para él o para su entorno". Para tal rectificación cita los folios del procedimiento: 14, informe de médico de Centro de Salud, de 15-11-02; 33 a 38, informe médico de síntesis, de 25-04-02; 56 y 95, informe por alta hospitalaria, de 16-08-2001, de psiquiatra del Insalud; 60, hoja de informa de médico del Insalud, de 17-01-01; 99, informe de psiquiatra del Insalud, de 4-01-2000; 96, 97 y 98, informe de alta de la unidad de psiquiatría del Insalud, de 17-07-2000 ( num. 02); 100, informe de médico del Insalud, de 17-01-00; y 101, P-10, de médico del Insalud, de 2-11-00. De lo antecedente se evidencia que, el actor intentó suicidarse en diciembre de 1999 y julio de 2000, y nuevamente en agosto del 2001, en cuyo último intento inició su ahorcamiento con una cuerda, que cedió, por lo que no llegó a consumarse al impedirlo familiares; particulares de antecedentes de hecho que deben ser aceptados como ciertos.

TERCERO.- En el plano jurídico se acusa la infracción del artículo 137.1.d) del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social de 1994; por su no aplicación positiva para declarar la gran invalidez, por revisión solicitada. Las secuelas objetivadas que padece la parte actora y que han de ser tenidas por ciertas, dado lo expuesto, consistentes en: las noticiadas por el Magistrado en su hecho declarado probado cuarto, antecedente y literalmente redactado, matizado con la extensión de intentos de suicidio, sucesivamente en los años 1999, 2000 y 2001, lo que evidencia que no obstante el tratamiento psiquiátrico, el deterioro psíquico conlleva la necesidad de asistencia continua por otra persona, para evitar con su vigilancia nuevo intento de autolisis. El citado artículo, en relación con el 143 de la misma norma, establecen dos circunstancias para que proceda la revisión por agravación de antecedente grado de invalidez permanente: que exista un deterioro de la patología, y que éste tenga entidad suficiente para causalizar el superior grado. En el caso de autos, si bien la clínica antecedente, cuando le fue declarada la invalidez permanente absoluta -trastorno afectivo bipolar, trastorno de personalidad-, es similar a la evidenciada con ocasión de la petición de la revisión, es indudable que no obstante el tratamiento psiquiátrico, desde el primer hecho causante, dictamen del EVI de 18-04-00, ha habido otras dos tentativas de suicidio, en julio de 2000 y agosto de 2001; lo que causaliza el deterioro de la patología, que justifica, reiteramos, la necesidad de asistencia permanente de una tercera persona. Por lo que se evidencia el quebranto de las citadas normas; procediendo la estimación del motivo y del recurso, y con revocación de la sentencia de instancia, estimar la demanda, declarando al actor y recurrente en situación de gran invalidez, y su derecho a percibir pensión mensual del 150% de la base reguladora de 437'15 ¤, cuya cuantía no se discute; con efectos desde el día 7 de junio de 2002, data de la inicial resolución del INSS, que le denegó la revisión agravatoria.

FALLO

En atención a todo lo expuesto, la Sala de lo Social de este Tribunal, por la autoridad que le confiere la Constitución, ha decidido: Que estimando el recurso de suplicación, interpuesto por el trabajador, D. Mauricio; en procedimiento de revisión por agravación de la invalidez permanente: Revocamos la sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Murcia, dictada en su procedimiento num. 0742/2002; declaramos al actor en situación de gran invalidez; y su derecho a pensión mensual del 150% de la base reguladora de 437'15 euros; con efectos desde el 7 de julio de 2002, con cargo al Instituto Nacional de la Seguridad Social. Condenando a la entidad gestora a estar y pasar por tales declaraciones. Se efectuará liquidación de diferencias. Dese a los depósitos, si los hubiera, el destino legal. Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal de este Tribunal Superior de Justicia.

ADVERTENCIAS LEGALES

Contra esta sentencia cabe Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, que necesariamente deberá prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala de lo Social y presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación. Además, si el recurrente hubiera sido condenado en la sentencia, deberá acompañar, al preparar el recurso, el justificante de haber ingreso en la cuenta de Depósitos y Consignaciones abierta en el Banesto, cuenta número: 3104.000.66.0133.2003, a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval bancario en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista. Si la condena consistiese en constituir el capital-coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de éste habrá de hacerlo en la Tesorería General de la Seguridad Social y una vez se determine por éstos su importe, lo que se le comunicará por esta Sala. El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en la Secretaría de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, al tiempo de la personación, la consignación de un depósito de trescientos euros con cincuenta y un céntimos de euro (300'51 euros), en la entidad de crédito Banesto, cuenta corriente número 2410-4043-00-0133-2003 Madrid, Sala Social del Tribunal Supremo. Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quienes ya tengan expresamente reconocido el beneficio de justicia gratuita o litigase en razón a su condición de trabajador o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad Gestora y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago periódico, al anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que comienza el abono de la misma y que lo proseguirá puntualmente mientras dure su tramitación. Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno cumplimiento.

Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. FRANCISCO MARTÍNEZ MUÑOZ.- JOAQUÍN ÁNGEL DE DOMINGO MARTÍNEZ.-MANUEL RODRÍGUEZ GÓMEZ.